Pérdida auditiva
16333
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16333,bridge-core-2.1.2,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.9,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

Pérdida auditiva

La sordera

La causa más frecuente de la pérdida en oído externo es la presencia de tapones de cerumen. Su extracción permite solucionar el problema.

En cuanto al oído medio, son posibles procesos inflamatorios e incluso supuratorios (otitis) que debe resolver el médico especialista ORL. Otra deficiencia puede estar provocada por una anquilosis de la cadena osicular, especialmente del escribo en la ventana oval lo que se conoce como otosclerosis. Hay soluciones quirúrgicas para las otosclerosis y también se resuelven magníficamente con los modernos audífonos digitales.
Las lesiones del oído interno pueden ser debidas a lesiones cocleares de las células ciliadas de la cóclea por factores químicos (antibióticos) o físicos (ruido). Actualmente han disminuido las sorderas profesionales por el ruido gracias a los programas de prevención y al empleo de protectores auditivos. contrariamente aumentan las lesiones auditivas en la juventud por excesiva exposición a ruidos intensos en discotecas, salas de fiestas y percepción auditiva a niveles altos con amplificadores portátiles. La solución de estas pérdidas puede ser complicada y es conveniente tomar las medidas preventivas para evitarlas.

Muy común es la presbiacusia o disminución de la agudeza auditiva propia de la edad. Se caracteriza por una mayor pérdida de las frecuencias agudas lo que dificulta la inteligibilidad de la palabra por distorsiones en la percepción de los grupos formánticos de alta frecuencia en las vocales y de consonantes silbantes y fricativas. Es la pérdida propia de la tercera edad (oigo pero no entiendo) aumentando los casos por la prolongación de la vida humana actualmente. Es debida al deterioro de las células ciliadas, de las conexiones sinápticas de las neuronas (sinaptopatía) y deterioro delpotencial endococlear. A los 60-70 años se presenta aproximadamente en un 30% de casos y por encima de los 80 años en un 50% de casos.

Se solucionan bien con audífonos digitales modernos correctamente adaptados por un profesional audioprotesista competente pero requieren un seguimiento de los casos para asegurarse del éxito de la adaptación. Los modernos audífonos digitales permiten gracias a la conexión bluetooth oír con excelente calidad y de forma inalámbrica la señal audio del TV, teléfono, ordenador etc.

Cuando la pérdidas auditivas se agravan dando lugar a perfiles audiométricos bajos (sorderas severas y profundas) es preciso utilizar audífonos de ganancia importante. Si la pérdida auditiva empeora y la discriminación del lenguaje es pobre habrá que recurrir a los implantes cocleares aplicados quirúrgicamente.

El implante coclear consta de un procesador que hace un extracto sintético de la palabra y lo transmite a un electrodo incluido en la cóclea. Requieren un adiestramiento logopédico importante pero han mejorado sensiblemente y se han conseguido buenos resultados en pérdidas avanzadas que no se resuelven con los audífonos.